A CONTRAMARCHA SALVA VIDAS | ¿POR QUÉ ACM?
15488
page-template-default,page,page-id-15488,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

¿POR QUÉ ACM?

NO ES UNA MODA, ES FÍSICA

LA SEGURIDAD VIAJA DE ESPALDAS,

SIEMPRE DE ESPALDAS,

SÓLO DE ESPALDAS

A principios de los años 60, el Profesor sueco Bertil Aldman desarrolló un estudio sobre la siniestralidad en las carreteras de su país. Este trabajo despertó su preocupación por la integridad de los niños al ser los más perjudicados en los accidentes. Basándose en la posición en la que amerizaban los astronautas de la “Misión Gemini” (de espaldas a la marcha), Aldman consideró que ésta y no otra sería la forma más eficaz de conseguir su propósito.

Las estadísticas demuestran que viajar de espaldas a la marcha es cinco veces más seguro que ir mirando hacia delante. Aquellos países que han adoptado esta importante medida (Países Escandinavos) tienen los índices más bajos de mortalidad infantil en carretera de todo el mundo.

Para entender el porqué de esta afirmación, tres factores deben ser tenidos en cuenta:

1.- Tipo de impacto: estadísticamente hablando, los impactos más graves son los frontales y frontolaterales. Por este motivo, los sistemas de seguridad se desarrollan para garantizar su eficacia sobre todo en ese tipo de colisiones.

2.- La energía generada en un impacto: 1 kg de peso a 50 kms/h, en caso de frenazo brusco se convierte en 32.

3.- Las características del cuerpo sometido al impacto: para proteger a un niño, debemos conocer cuáles son sus partes más vulnerables. Los papás no siempre somos conscientes de las diferencias morfológicas existentes entre nosotros y nuestros hijos. Fijémonos en el dibujo que viene a continuación:

En esta ilustración se puede apreciar como la cabeza del adulto únicamente representa el 6% del cuerpo, mientras que en un niño inferior a dos años ésta proporción es del 20%. Por otro lado, el cuello del pequeño es muy corto y la zona pectoral y abdominal excesivamente grande en comparación con el adulto. Si queremos conseguir una protección eficaz, nuestra silla de auto deberá salvaguardar de manera exquisita las partes más frágiles de nuestro hijo: cabeza, el cuello y órganos internos.

Teniendo en cuenta que a 50 kms/h la cabeza de un bebé de 6 meses (2 kgs aprox.) aumenta su peso hasta los 60 kgs (aprox.) en una silla colocada de cara a la marcha en la que el niño está sujetado con un arnés que bloquea sus hombros, la cabeza es lanzada con una fuerza que el cuello es incapaz de soportar, causando por ello lesiones de extrema gravedad o incluso la muerte del menor.

Con una silla instalada a contramarcha esto no ocurre, pues la cabeza, el cuello y la espalda están alineados sobre el respaldo y la fuerza del impacto es absorbida por la propia silla, salvaguardando al máximo las zonas más vulnerables del niño y reduciendo considerablemente la presión sobre su tórax y abdomen.

¿Durante cuánto tiempo debe viajar el niño de espaldas a la marcha?

Siendo una silla de espaldas un 500% más segura que una silla de frente con arnés, la respuesta a esta pregunta es bastante obvia: el mayor tiempo posible.

Cualquier niño debería viajar de espaldas a la marcha como mínimo hasta  los 4 años de edad, pero se recomienda fervientemente llevarles en esta posición todo lo posible mientras haya dispositivos adecuados a su peso y altura que lo permitan. El 95% de los papás españoles creen que su niño debe ir en una silla de espaldas sólo hasta los 9 kgs. (6 u 8 meses aprox.) Esta presunción, además de errónea, puede tener (y tiene) consecuencias desastrosas.

El primer país que adoptó esta medida fue Suecia. Allí los niños llevan viajando de espaldas más de 40 años. De hecho, los papás de hoy ya vivieron la experiencia de viajar de espaldas a la marcha cuando ellos eran bebés. Tomad nota del siguiente dato:

Entre 1992 y 1997, en Suecia, solamente 9 niños que viajaban en sillas de espaldas a la marcha fallecieron en accidente de tráfico. Todos ellos se vieron envueltos en accidentes con consecuencias catastróficas por aplastamiento o intrusión. En el año 2015, la cifra de mortalidad infantil en carretera fue 0. Al contrario de lo que sucede en Suecia, en nuestro país se producen accidentes con consecuencias de poca gravedad para los adultos y que resultan tremendamente graves o incluso mortales para los más pequeños. Los accidentes de tráfico suponen la primera causa de mortalidad y morbilidad infantil en España.

Hoy en día existen gran variedad de SRI ACM en España como para poder elegir la más adecuada para nuestros pequeños, es decir, aquella que le permitirá viajar ACM el mayor tiempo posible de manera cómoda y segura.

ES FÍSICA, NO ES UNA MODA
¿Nos ayudas a difundir? Descarga el tríptico y comparte